Health iron Microbiotics

Hierro: lo que hay que saber y el papel del microbioma intestinal

young happy lady representing an explanation of iron and the role of the gut microbiome

¿QUÉ ES EL HIERRO?

El hierro es un elemento biológicamente esencial para el ser humano. Es necesario para la respuesta inmunitaria, el metabolismo oxidativo, el crecimiento físico y el funcionamiento neurológico. Es un componente necesario de una serie de proteínas, como las enzimas, la hemoglobina y la mioglobina [1,2,3]. La hemoglobina es una proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno de los pulmones al cuerpo y la mioglobina es una proteína que proporciona oxígeno a los músculos. Este mecanismo de transporte de oxígeno en nuestro cuerpo es una de las funciones más vitales del hierro. Para las diferentes fases de la vida, existen diferentes niveles de ingesta diaria de hierro recomendados. Para mantener unos niveles de hierro saludables, deben seguirse estos niveles de ingesta dietética recomendada (IDR).

FUENTES DE HIERRO Y DISTRIBUCIÓN EN EL CUERPO

Nuestro cuerpo no produce hierro, por lo que necesitamos obtenerlo de los alimentos que comemos. El hierro se encuentra en las carnes (rojas), con grandes cantidades en el hígado de los animales, la yema de huevo, el pescado y en alimentos vegetales como los frutos secos y las espinacas.

Una vez absorbido, el hierro llega a los tejidos a través de la transferrina, una proteína transportadora especial [4].

  • El 75% del hierro absorbido por el organismo se destina a la formación de hemoglobina y glóbulos rojos.

  • El 10-20% se almacena en los depósitos de hierro llamados ferritina - el hierro necesita ser almacenado y transportado a través de proteínas especializadas para mantener el hierro en la forma soluble no tóxica.

  • El 5-15% se utiliza para otros procesos del organismo.

Dado que el hierro es reactivo y tóxico en exceso, nuestro cuerpo ha sido dotado de elegantes mecanismos para regular nuestras reservas de hierro, manteniendo el hierro en un rango fisiológico saludable y óptimo [5,6,7]. Pero una vez absorbido el hierro, no existe ningún mecanismo en el cuerpo que nos permita deshacernos de él, excepto a través de pequeñas cantidades de células muertas o cuando sangramos.

Nuestro organismo regula el exceso de hierro almacenándolo en cantidades suficientes en proteínas especializadas (denominadas ferritina) y reutilizando el hierro corporal, lo que limita su captación del entorno. En última instancia, la cantidad de hierro absorbida dependerá en gran medida de la cantidad que circule por el cuerpo y de la cantidad de hierro que tengamos almacenada [5,6].

¿QUÉ ES LA CARENCIA DE HIERRO?

A pesar de la abundancia de hierro, sigue siendo la forma de malnutrición más común en el mundo [8]. Tanto es así que no sólo afecta a las personas de los países de renta baja y media, sino que es muy frecuente en los países de renta alta donde se han eliminado otras formas de malnutrición.

La carencia de hierro afecta a 2.000 millones de personas en el mundo.

El 50% de los casos de anemia* está causado por la carencia de hierro.

*La anemia es una condición en la que el número de glóbulos rojos o la concentración de hemoglobina en ellos es inferior a lo normal. El punto de corte recomendado por la Organización Mundial de la Salud para la anemia (Hb ,13 g/dL en los hombres, ,12 g/dL en las mujeres, ,11g/dL durante el embarazo)

Dado que el hierro se utiliza para el transporte de oxígeno, la carencia de hierro, aunque sea leve, puede hacer que se sienta muy cansado e incluso que le falte el aire. Estos síntomas son proporcionales al grado de carencia de hierro [2]. A su vez, la fatiga se asocia con importantes consecuencias físicas, emocionales, psicológicas y sociales, viéndose afectados prácticamente todos los aspectos de la vida cotidiana. También se ha comprobado que la deficiencia de hierro, con o sin anemia, se asocia a una reducción del contenido de mioglobina muscular, lo que reduce la fuerza y la resistencia muscular [9].

 

CAUSAS DE LA CARENCIA DE HIERRO

Las causas de la carencia de hierro pueden variar. Los vegetarianos y los veganos tienen más probabilidades de padecer una carencia de hierro. Para algunos, es genético, para otros se debe a problemas gastrointestinales crónicos como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la enfermedad celíaca y para otros simplemente hay un agotamiento de las reservas de hierro porque todo el hierro se utiliza o se pierde a través de la pérdida de sangre significativa, como durante la menstruación. En otras palabras, la dieta, la pérdida crónica de sangre, el embarazo y el ejercicio vigoroso pueden causar una deficiencia de hierro.

A pesar de que el hierro está disponible en los alimentos, se absorbe muy mal. Esto se remonta a la forma en que nuestro cuerpo nos protege de los efectos tóxicos del hierro (por ejemplo, daños en el hígado y el corazón) regulándolo de forma estricta [10].

Para las personas con deficiencia de hierro o con riesgo de padecerla, como las mujeres que menstrúan, las embarazadas, los vegetarianos, los veganos y los deportistas, resulta beneficioso complementar su dieta con suplementos de hierro adicionales, en parte porque -según los alimentos que se consuman- la absorción de hierro de los alimentos es muy baja. En el mejor de los casos, hasta un 13% [11,12]. Lea este blog para obtener más información sobre quién puede beneficiarse de los suplementos de hierro.

 

EL HIERRO Y EL MICROBIOMA INTESTINAL

El intestino y nuestro microbioma desempeñan un papel importante en la absorción del hierro. En primer lugar, la absorción del hierro de la dieta se produce en el duodeno y el yeyuno proximal y depende en gran medida del estado físico del átomo de hierro. A pH fisiológico, el hierro existe en el estado oxidado férrico (Fe3+) oxidado.

Para ser absorbido, el hierro debe pasar primero por un importante paso de reducción. El hierro debe estar en estado ferroso (Fe2+) o unido a una proteína como el hemo. Lea nuestro blog sobre los mecanismos celulares detallados aquí.

Los suplementos de hierro se suministran normalmente en diferentes formas de sal (como sales ferrosas, como el sulfato ferroso tradicional, el fumarato ferroso y el gluconato ferroso), pero estas formas pueden diferir en su biodisponibilidad. Por biodisponibilidad se entiende la capacidad de absorción de la sustancia (a través de los intestinos).Lea más aquí sobre la biodisponibilidad del hierro utilizado en Ferro Fatigue Redux.

Y debido a que la absorción es el mecanismo clave de regulación del hierro en nuestro cuerpo, es importante elegir la forma de sal correcta que le dará la mejor biod isponibilidad, especialmente para aquellos deficientes de hierro que necesitan complementar su hierro en niveles significativos. Por desgracia, esta mala absorción, especialmente de la sal ferrosa menos biodisponible, puede causar irritación intestinal. Como se mencionó anteriormente, el hierro es un elemento reactivo y cuando se libera en el tracto digestivo, se oxida, creando radicales libres de oxígeno que causan inflamación, perturban el microbioma o pueden irritar el revestimiento del estómago . En última instancia, esto conduce a los efectos adversos por los que son conocidos los suplementos de hierro. Los efectos secundarios que se pueden sentir son: estreñimiento, diarrea, ardor de estómago, náuseas y dolor epigástrico, que pueden afectar hasta al 20% de los pacientes y limitan el cumplimiento de las diferentes formulaciones de hierro [13]. A la hora de elegir el tipo de hierro para complementar la dieta, sería beneficioso asegurarse de elegir formas de hierro que hayan demostrado a.) ser mejor absorbidas que otras sales tradicionales b.) no causar ninguna irritación intestinal.

Asimismo, las bacterias patógenas (las que pueden enfermar) que residen en el intestino se nutren del hierro para su supervivencia, pero normalmente se mantienen a raya debido a la competencia por el hierro por parte del cuerpo y otras bacterias. Cuando se suministran dosis elevadas de hierro, estos patógenos obtienen todo el hierro que necesitan para prosperar, lo que puede provocar un desequilibrio de bacterias buenas y malas (disbiosis)[14].

El hierro se absorbe en el duodeno y si la integridad de esta sección del intestino se destruye, la capacidad de absorción del hierro se reduce. Por lo tanto, un equilibrio armonizado en la composición del intestino es esencial para la homeostasis del hierro. Una cepa probiótica como el Lactobacillus fermentum, un probiótico que se encuentra en la microbiota humana, presenta una notable actividad reductora de hierro. Esto significa que es capaz de reducir el hierro de Fe3+ (la forma inabsorbible) a Fe2+ (la forma que necesita para ser absorbido). Esta cepa probiótica es capaz de producir un metabolito especial que puede aumentar la absorción a través de los transportadores DMT1 (Lea aquí para obtener más información) de las células del intestino (enterocitos). Asimismo, una revisión sistemática también ha demostrado el uso de otra cepa de Lactobacillus Lactobacillus plantarum LP299v en su capacidad de mejorar la absorción de hierro no hemo en europeos caucásicos activos [15].

 

CONSIDERACIONES CLAVE

  • El hierro es biológicamente esencial y, en su mayor parte, es el nutriente que lleva el oxígeno a nuestras células y tejidos.

  • Nuestro cuerpo tiene un mecanismo para regular el hierro en el organismo: se regula sobre todo limitando la absorción de hierro.

  • La absorción de hierro a través de los alimentos es baja, por lo que las personas con deficiencia de hierro pueden beneficiarse de los suplementos. Pero es importante seleccionar el tipo correcto de suplementos de hierro para aprovechar al máximo la biodisponibilidad sin irritación intestinal. Esto debería formar parte de la lista de control de su suplemento de hierro.

  • El exceso de hierro irrita el intestino, puede provocar un crecimiento excesivo de las bacterias malas y perturbar el equilibrio natural del microbioma.

  • La composición del microbioma en el intestino también es importante porque determinadas cepas probióticas, como Lactobacillus fermentum y Lactobacillus plantarum , pueden afectar a la eficacia de la absorción del hierro.

  • Por lo tanto, es esencial conocer las cepas probióticas y su capacidad para convertir el hierro no disponible en su forma disponible, o para crear metabolitos que aumenten indirectamente la absorción de hierro en el intestino. Añadir estas cepas en la dieta puede ser beneficioso para la absorción de hierro y para preservar el equilibrio natural del microbioma.

 

Sophie Cochez


 

Sophie tiene un máster en biología médica, con especial atención a la microbiología y las biotecnologías. Apasionada por las ciencias de la salud, tuvo su primera experiencia profesional en un centro de investigación clínica, una unidad del CNRS (Centre national de la recherche scientifique) para desarrollar su tesis de máster sobre "El uso de arrays de anticuerpos para analizar los proteomas humanos del cáncer - y su perspectiva de aplicación para el diagnóstico del cáncer de mama". CNRS FRE 2230

 

Referencias:

1. Instituto de Medicina (EE.UU.) Panel de Micronutrientes. Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc. Washington (DC): National Academies Press (US); 2001. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK222310/ doi: 10.17226/10026
2. Houston BL, Hurrie D,Graham J, et al. Efficacyof iron supplementation on fatigue and physical capacity in non-anaemic irondeficient adults: a systematic review of randomisedcontrolled trials. BMJ Open 2018;8:e019240. doi:10.1136/ bmjopen-2017-019240

3. Aggett PJ. Iron. En: Erdman JW, Macdonald IA, Zeisel SH, eds. Present Knowledge in Nutrition. 10th ed. Washington, DC: Wiley-Blackwell; 2012:506-20.
4. Abbaspour N, Hurrell R, Kelishadi R. Revisión sobre el hierro y su importancia para la salud humana. J Res Med Sci 2014;19:164-74.
5. Anderson J. G y Frazer D.M. Comprensión actual de la homeostasis del hierro. Am J Clin Nutr 2017;106(Suppl):1559S-66S.2017,

6. Camaschella, Clara, Antonella Nai y Laura Silvestri. "Metabolismo del hierro y trastornos del hierro revisados en la era de la hepcidina". Haematologica 105.2 (2020): 260.
7. Gasche, C., Lomer, M. C., Cavill, I., y Weiss, G. (2004). Iron, anaemia, and inflammatory bowel diseases. Gut, 53(8), 1190-1197. https://doi.org/10.1136/gut.2003.035758
8
. Organización Mundial de la Salud. (2016). Guideline: Suplementos de hierro
9. Panel NDA de la EFSA (Panel de Productos Dietéticos, Nutrición y Alergias de la EFSA), 2015. Opinión científica sobre los valores dietéticos de referencia para el hierro. EFSA Journal 2015; 13 ( 10):4254, 115 pp. doi:10.2903/j.efsa.2015.4254
10. Ems T, St Lucia K, Huecker MR. Biochemistry, Iron Absorption. [Actualizado 2022 abr 21]. En: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK448204/

11. Stoffel, N. U., Cercamondi, C. I., Brittenham, G., Zeder, C., Geurts-Moespot, A. J., Swinkels, D. W., Moretti, D., & Zimmermann, M. B. (2017). Absorción de hierro a partir de suplementos de hierro orales administrados en días consecutivos frente a días alternos y como dosis única por la mañana frente a una dosis dividida dos veces al día en mujeres con falta de hierro: dos ensayos controlados aleatorios de etiqueta abierta. The Lancet. Haematology, 4(11), e524-e533. https://doi.org/10.1016/S2352-3026(17)30182-5
12. Abbaspour N, Hurrell R, Kelishadi R. Revisión sobre el hierro y su importancia para la salud humana. J Res Med Sci 2014;19:164-74.
13. Cancelo-Hidalgo MJ, Castelo-Branco C, Palacios S, et al. Tolerabilidad de diferentes suplementos orales de hierro: una revisión sistemática. Current Med Research & Opinion. 2013;29(4): 291-303. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23252877
14. Rusu, I. G., Suharoschi, R., Vodnar, D. C., Pop, C. R., Socaci, S. A., Vulturar, R., Istrati, M., Moroșan, I., Fărcaș, A. C., Kerezsi, A. D., Mureșan, C. I., & Pop, O. L. (2020). Influencia de la suplementación de hierro en la microbiota intestinal y el efecto de la ingesta de probióticos en la deficiencia de hierro: una revisión basada en la literatura. Nutrients, 12(7), 1993. https://doi. org/10.3390/nu12071993

15. Vonderheid, S.C.; Tussing-Humphreys, L.; Park, C.; Pauls, H.; Hemphill, N.O.; LaBomascus, B.; McLeod, A.; Koenig, M.D. A Systematic Review and Meta-Analysis on the Effects of Probiotic Species on Iron Absorptionand Iron Status. Nutrientes 2019, 11, 2938

Ferro Fatigue REDUX

Precio habitual
€29,95
Precio de venta:
€29,95
Precio habitual
€0,00
Pack shot of Ferro Fatigue Redux. Complex of microbiotics, high dose iron, vitamin C, folic acid and calcium. Good for energy levels, digestive comfort, vegans, pregnancy and athletes Ferro Fatigue REDUX